El blog de La Derrubia - La Derrubiá

Con ganas y sin ganas debería escribir.

 

 

 

 

Con ganas y sin ganas debería escribir diariamente,

salir a la calle, pisar los charcos,

besar tu boca,

retorcerme de risa mirando el cielo,

hacer dibujos en la arena para dejar constancia que he vivido.

Empañar los cristales con aliento divino,

mirar como quien mira desde lo mas alto,

desde lo mas profundo.

Saber que somos dos en uno,

que uno, es un numero mayor cuando se ama.

Con ganas y sin ganas debería escribir,

decir tu nombre, pintar en las paredes,

abrazarme a los árboles,

soñar la primavera, proyectar hospitales,las escuelas...

sacar del bolsillo la alegría, repartirla, siempre a partes iguales,

como se parte el pan en la mesa del pobre.

Salir a la calle, pisar los charcos,

besar tu boca.

 

 Para hacer un buen arroz con collejas es fundamental buscar las collejas, ir provistos de cuchillo,o navaja, recorrer sembrados y ribazos, burlar al sol dándole la espalda y cuando encuentras una mancha, emocionarte cortando sus tallos intentando no recoger ni tierra, ni hierbas adyacentes.

  No deja de ser una aventura cuando llenas la bolsa,la cesta, el cubo y los bolsillos; todo parece poco para llegar cargado a casa... luego viene lo difícil, limpiarlas, despojar de briznas y raíces las pequeñas plantas, las diminutas hojas collejas y es entonces cuando piensas aquello de “para que tantas.”

  En fin, que el ir haciendo este pequeño ritual de búsqueda y limpieza comienza ha darle un sabor imaginario a nuestros platos. Recordamos con cariño a nuestros familiares y sus recetas, las buenas costumbres de comer con cuchara y los revueltos de ajos tiernos con collejas y huevos, los platos grandes,las fuentes colectivas y el abundante pan sobre la mesa, un plato único a base de productos naturales que nuestros mayores regaban con vino extraído de las garrafas de arroba y servido en el porrón o la redoma.

   Así, con los recuerdos,con el corazón pulsando nostalgia comenzamos a separar unas lavadas y abundantes collejas, escurridas de agua, que como la espinaca pierden mucho al cocerla o sofreírla, ya que admite las dos formas. En definitiva se trata de hacerle perder un poco el verdor para que resulten mas suaves y mas digeribles. Estamos preparados para hacer un arroz con collejas: Cebolletas tiernas y ajetes tiernos,tomates maduros bien rayados, pimentón,o ñoras para el sofrito, buen aceite de oliva,arroz y mucha tranquilidad,paciencia, no quemar ni asorratar el frito.

  Arroz con collejas para 4 personas.

  • Cebolleta bien cortada. (tres y cuatro según grosor).
  • Un manojo de ajetes, cortados de unos cinco centímetros de largo, ya que han de verse bien entre el arroz y las collejas.
  • Dos tomates maduros rayados a mano y sobre el sofrito.
  • Una cucharada de pimentón ecológico. Un poco de cúrcuma según gustos y algo de pimienta para metabolizar la cúrcuma.
  • Cinco o seis puñados de arroz ecológico.
  • Un tomate cortado en medallones para decoración y buena vista del arroz si lo ponemos en paellera o sartén amplia.
  • Unas ramas de perejil para esparcir por encima del arroz.
  • Sal al gusto
  • Agitar o remover el arroz varias veces para que deje el almidón y de melosidad, y listo.

  Buen provecho y espero que os guste.

Vídeo relacionado

 

 

 

 

 

 

 

 

Este año tenia preparado este poema para el día de la mujer, 8 de marzo. Una familiar me pidió que si tenia algo se lo enviara; como no tenia nada hecho y siempre estuve concienciado en la mujer y sus luchas,sus eternas luchas, sus enormes contratiempos y vicisitudes, no pude por mas que adentrarme en el corazón y la mente de una mujer que subiría al escenario a leer un poema desde el alma, desde su alma.

En estos días violentos de muerte y violencia de genero, no he podido resistirme a publicar estos versos en homenaje a todas las mujeres del mundo, vivas o muertas,siempre vivas y con las mismas ganas de MUJER.

 

 

 

Mujer después de un tiempo.

 

 

Después de un tiempo estoy ante vosotras,

con el mismo coraje de quien viene al tajo,

a la vida,

con las mismas cicatrices y heridas en el alma.

Después de un tiempo, vuelvo a sentir la calma,

la caricia del viento en nuestras caras,

la mirada del hijo,

la palabra del compañero esposo,

la luz en nuestras casas.

Hoy lo recuerdo todo...

cuando fui campesina,fresadora... ama de casa...

cuando parí los hijos,

cuando fui,cuando fuimos humilladas...

recuerdo nuestras luchas, las eternas pelarzas,

el vaivén de los trenes que llevaban a Francia

y un agridulce de besos en la vida pasada.

Después de un tiempo estoy ante vosotras,

revindicando siempre por el norte,

por la justa equidad de nuestro paso,

por ser mujer que se levanta,

que mira hacia delante.

Si estoy aquí no es porque duela...

ni por leer poemas,subir al escenario,no...

sencillamente... es otra cosa,

otra búsqueda, otro paso,

otro eslabón de la cadena,

otra mirada, otro mañana de la lucha.

Después de un tiempo estoy ante vosotras,

con el mismo coraje de quien viene al tajo,

a la vida,

con las mismas cicatrices y heridas en el alma

y con las mismas ganas de MUJER.

 

 

 

 

Llega montado en una bicicleta de tres ruedas. Apoya el peso de su cuerpo en unas muletas porque los años hacen que así sea.

Habíamos quedado en el Bar la Derrubia, el cual él tiene por costumbre visitar a diario. Es hora del desayuno y dejamos la entrevista para después de los almuerzos.

Son las 13 horas, ya es un poco tarde para él, tiene que hacerse la comida y pequeñas tareas de la casa... Cuenta que nació el 16 de Febrero de 1930, el año que se celebró la primera edición del mundial de Fútbol. En Alemania, en el 33, se inició la persecución contra los judíos. Del 36 al 39 la guerra civil española y principio de la dictadura de Franco. “De ese tiempo sé poco, pero recuerdo (nos dice) que con 8 años el cielo se puso “colorao”. La gente se iba del pueblo a resguardarse a las casillas de campo, cuevas y otros lugares. Este fenómeno (comenta mientras se pasa la mano por la cabeza) tenía a la población entre la sorpresa y el desconcierto. (Se refiere a la aurora boreal del 25 de Enero de 1938.)

 

“En la posguerra pasé mucha hambre. Yo no tenia piojos, pero a algunos de mis amigos les salían por el cuello de la camisa... Para calentar la casa recogía leña que traía a cuestas, había poco y todo costaba un gran esfuerzo”. “Con 14 años en el Herrumblar, donde vivíamos, comencé a trabajar casa de Cecilio de jornalero y con 16 ya iba con las mulas de mozo. Por un costal de trigo al mes y de sueldo no recuerdo cuanto... A partir de ese momento ya no volvimos a pasar hambre, ya que mis hermanos y yo aportábamos para ir comiendo y tirar “palante” todos en la casa. Ahí trabajé hasta irme al ejército: servicio militar. Al venir del servicio me case con mi primera mujer que murió dos años y medio después... en aquel tiempo me salió trabajo, a través de un primo mío, en casa de Tévar. Era por las fiestas del Herrumblar, yo me aburría mucho y me vine a trabajar de tractorista. Llevaba un Ford Forson Mayor y un Lanz. Me hospedaba casa la Teresa de Vidal. Ahí comía y me hacían la ropa... Recuerdo que cuando vine por única maleta traía unos calzoncillos bajo el brazo. Vine para un mes y mira si estuve tiempo, al rededor de 16 años. Con esa situación permanecí cuatro años viudo y residiendo en Villamalea. En aquel entonces existían como protagonistas de casamientos y arreglos, personas de la familia y conocidos de la localidad, una especie de celestinas que a mí intentaron buscarme pareja, o roto para descosido. Podría y recuerdo sus nombres, pero no es cuestión, son personas que nos dejaron hace tiempo y les deseo un buen descanso.”

“Tras ese tiempo en el que estuve casa de Tévar me case de nuevo con la mujer con la que tuve mis hijos. Nos casamos en el Herrumblar, de donde era, y vivíamos en el pueblo... comenzaron a hacer las casas baratas que hay por el barrio de “Los Pinillos” y el encargado que había me apunto para una casa. Le dije que no me apuntara que la casa yo no la podía pagar. Me dijo: si tu no la pagas alguien la pagará. Y en aquellos días fue cuando me fui a Holanda y ya no trabajé en las casas baratas.

“Por entonces fue cuando compré un tractor Lanz antas de irme. Se lo compré al Ardi. Creo que me costó al rededor de 23500 y pedía 26000 mil pesetas. Estábamos en las cuatro esquinas en el taller de Alfredo. También estaba Amancio y Antonio Bartolera, este último cuando lea esto puede que recuerde como fue. El trato lo cerró Pepe el Correo que partió la diferencia entre lo que yo ofrecí y el pedía, un apretón de manos y trato hecho; el tractor era viejo pero a mí me sirvió unos cuantos años.”

“Cuando vine de Holanda compré el bancal de la Casilla Guerra y no tenía cupo de gasoil. Alguien lo tendría y lo estaría cobrando, ya que el tractor procedía de Cuenca. Se lo dije a Enrique López Carrasco que estábamos en el cabildo de la sindical y al día siguiente tenía a mi nombre tierras suficientes en La Derrubiá como para tener cupo, mas o menos unos 42 almudes, al igual que a mí, a muchos vecinos en aquella época se les arreglaron los papeles para que tuvieran cupo. Enrique ayudó mucho a los agricultores pequeños en aquellos tiempos. Luego ya con mi majuelo comencé a estar mas seguro y disponía de mejor cupo.”

“También estuve con el Huerta de camionero unos cuantos meses. Sobre el 1974 comencé a trabajar de tractorista en la cooperativa. Tuve un accidente y me retiraron el carnet por dos meses y estuve trabajando en Vitivinos con Amancio unos dos meses cuando la construyeron. Por aquellos días entró el Chamu como presidente de la cooperativa San Antonio Abad y me animó echándome una mano con los temas del juzgado. En la cooperativa estuve unos diez años de tractorista.”

Nos interesamos por las anécdotas, nos va desgranando toda una serie de acontecimientos, de recuerdos que deja salir del pecho mas que de la memoria. “Cuando trajeron el primer tractor de desfonde a la cooperativa yo estaba todavía casa de Tévar, y coincidió que estando en Albacete me encontré con Pepe El correo y Amancio: Mira, bien viene si te pudieras llevar el tractor al pueblo que mañana es fiesta y lo llevas a la plaza frente la almacén del trigo para que lo vea la gente. Hablaron con Tevar y me lo traje poco a poco una vez me dieron los papeles con prohibición de circular pasadas las doce de la noche. Llevaba las vertederas enganchadas. Por Cenizate me comí una naranja, el tractor lo deje en la glorieta, de ahí a la oficina de la cooperativa. Estaba el Angel de Alfaro, la oficina estaba donde hoy es el bar Casa Juan. Me habían dado 50 pesetas y fuimos al bar de Matías que estaba en la plaza de la Iglesia y convide a todos los que estaban hasta agotar el presupuesto. Le di las llaves a Juan el de Tonis y él, al día siguiente, lo llevó a la plaza. El Bolinder fue todo un acontecimiento tendría entre noventa y cien caballos, después ya han venido cosas arrasando mas pero entonces…”

“Luego ya trabaje con el Barreiros que era mas gordo y andaba más... después trajeron otros y hubo otros tractorista y yo me hice una nave de champiñón.

Vuelve a los recuerdos de los tractores: recuerda todos los que pasaron por la cope, sus marcas, los tractoristas, las amortizaciones y rendimientos. Da un salto en el tiempo hacia atrás y me comenta que estuvo con Cecilio Rubio antes de venir a Villamalea con una trilladora. “Yo entré ahí siendo un crío e iba con un par de mulas por que no había mas.”

De vez en cuando cuenta chistes como para que no me aburra su relato, verdades, sufrimientos, de todos los años que ha pasado en la Junta rectora de la Cooperativa San Antonio Abad, huelga de tractores en el puente del río, de los años sesenta y setenta, de la sindical, de las pelarzas con la vida, de vinos, de amistad, del amor por su mujer, ya fallecida, por sus hijos, del equilibrio que hay que tener sin dejar de ser original y único.

Hemos dejado la conversación, hemos cortado frases reduciendo página, hemos indagado en una persona irrepetible como es él y tantas personas de su generación de las que seguiremos acercando al papel blanco para llenar de vivencias los rincones de La Voz de la Experiencia.

Entrevista y textos de La Derrubiá.

 

 

 

 

 

 

Escudriñando en mis carpetas encontré unos fotos de nuestro viaje de septiembre a Salamanca,en ella había toda una guiá de monumentos de interés cultural, artístico e histórico, pero también estaban esas fotos verdes por fuera y por dentro que tanto nos gustan.

Como me hubiera gustado que vinieras, que estuvieras allí para compartir momentos y dicha en hermanamiento con la porción de tierra que conecta con lo mas profundo del planeta. Esto puede producirse en cualquier lugar, en el Bosque de la Honfria... en la Cueva de los Ángeles, Cerro de las palomas... quien sabe, lo cierto es que este lugar es propicio para quienes creemos en las hadas,los gnomos,elementales de la naturaleza y otros seres de luz amigos del bosque.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La confabulación esta hecha solo tenemos que recordar para que tome forma, ese bosque encantado lleno de círculos de hadas,musgos y humedad alborea, lleno de caminos y rutas senderistas, en donde aun lado y otro comenzamos con grandes huertos de nogales, con pequeñas chozas de de palos y ramas secas, silos de secado, heno en ribazos e inmediaciones de rambla, con un sonido de perfume, de vida cercano, con un gran paseo de castaños mezclados de un sin fin de plantas que en mestizaje acompañan los pasos del caminante.

Como contar la aventura... el día emocionado que vivimos, se me ocurre poner fotos, pequeñas muestras de lo que es y sera un bosque encantado porque así lo deciden los grandes regidores de la naturaleza.

 

 

 

 

 

 

 

Un gran camino circular recorre el bosque, aveces pequeños animales de piedra decorar las inmediaciones,algunos rótulos advierten de que el lugar es bueno para la búsqueda y recogida de los hongos. El mugido de las vacas y algunos novillos encerrados tras los cercados nos dan el aviso que estamos en parcelas privadas que se mezclan con el gran bosque publico de La Honfria...

 

 

 

 

Todo invita en los detalles, desde las fuentes, pequeños regueros de agua, sendas sinuosas que se derivan del camino principal y te descubre pequeños círculos de concejos abiertos en el territorio escondido donde viven los gnomos,troncos retorcidos y huecos que dejan intuir que antaño hubo grandes y gigantescos castaños acompañados de especies arbóreas distintas sobre y bajo un manto de helechos,musgo y hiedra. Arboles que invitan al abrazo,al hermanamiento y a ese cosquilleo de pequeños bichos y mariposas en el estomago cual enamorados.

 

 

Podría escribir de su impacto, del recuerdo dulce que me deja la Honfria, de sus pueblos limítrofes llenos de encinas, de cerdos negros, toros brillantes, águilas... del particular ramaje que proporciona sombra y gruesas bellotas de alimento, amen de leña para invierno y pastos frescos de buena hierba.

De todas las obras, de todos los monumentos me quedo con estos recuerdos y esta parte del viaje,quizás sea por ese sueño perseguido desde la infancia donde la naturaleza me pudo un día tendido sobre la hierva y viendo las nubes hacer formas de bosque y escarceo de todo cuanto es y sera la madre tierra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Aunque a simple vista no lo parezca, soy mucho más que un trozo de madera muerta. En mi viejo tronco se cobijan multitud de animales y sobre mi han crecido nuevos árboles. Estoy, todavía, rebosante de vida. No recuerdo exactamente mi edad, pero debo tener alrededor de 300 años. Si no me hubiesen talado, seria gigantesco y fantasmagórico (huella imborrable de este fantástico bosque que ha modelado la naturaleza). Mi madera fue cortada por el hombre para múltiples usos: ha servido para construir innumerables objetos y artefactos, para alimentar los hornos de cal de la zona... A lo largo de tanto tiempo de vida, he sido testigo de muchos sucesos, he visto como variaba el clima con los años, cuando fueron buenas las cosechas, como ha ido variando el bosque... Todo ello ha que dado registrado en la memoria de mi tronco viejo. Es importante conservar el bosque, sus árboles y sus animales, para que dentro de otros 300 años,continué siendo tan hermoso y grande como en los viejos tiempos y pueda disfrutarlo la gente del mañana. Espero seguir teniendo tanta vida a mi alrededor, poder seguir oyendo el rumor de las hojas, de los pájaros y de la lluvia durante mucho,mucho tiempo más ”.

 

La luz, esa claridad que emana en todo el recorrido nos cautivo y nos dejo prisioneros,errantes por siempre en la niñez, buscando la aventura,caminando tras la estela de un bosque que nos hizo hermanos para siempre.

 Recuerdos de la Honfria. Villamalea Diciembre 2016.

 

 A penas han pasado unos meses de nuestras fiestas de agosto y con la tranquilidad que nos dejan estos primeros días del otoño, estas primeras lluvias, hacemos un acopio de ideas y recuerdos del día 10 de agosto y de la actividad del brindis por el V centenario de Villamalea y Poesía en la calle.

Siempre hemos creído que nuestro pueblo, (aparte de productos como la uva, champiñones, conejos, pollos y otros productos manejados a través de las cooperativas, baluarte tan importante para nosotros) que la actividades de cultura y arte son algo secundario en nuestras vidas. Ha tenido que venir una celebración tan importante como nuestros 500 años de historia para que consideremos que somos mas que un pueblo de viejos labradores y pequeños artesanos de antaño, que somos un pueblo querido y admirado por escritores, poetas, artistas y tantas otras personas provenientes del mundo de la cultura que celebran y comparten con todos nosotros su buen hacer.

Pocas veces en la historia mas cercana de Villamalea se han dado cita personajes tan ilustres del mundo de las letras y la pintura como en las pasadas fiestas. Quizá por eso desde Tierra Esmeralda y el Ayuntamiento se quiso poner en valor todo el elenco cultural descubriendo unas placas en la entrada de La Casa de la Cultura como recuerdo y reconocimiento a los visitantes Francisco Brines, poeta, humanista y miembro de la Real Academia de la Lengua Española y a Ricardo Llopesa, miembro de la Academia de la Lengua de Nicaragua y especialista en la obra de Rubén Dario.

“Es un regalo hecho desde la amistad y el afecto y esas son cualidades que unas o muchas personas tienen y que deberían tener todas. Y que aquí hayan querido recordarme, que estuve bien acompañado y estoy bien acompañado de ciudadanos de Villamalea como Esperanza y J. Antonio... para mi, como ven estoy un poco torpe porque ha sido sorpresivo y sobre todo emocionante y creo que por lo que hay sobretodo de abrazo cordial en la placa esa que parece que no tiene sentimiento y de repente lo tiene, o al menos yo lo recibo como llamarada de afecto. Muchas gracias.” Así, desde la sorpresa y el agradecimiento se expresaba Francisco Brines a quien seguía en su intervención (tras descubrir la placa dedicada) Ricardo Llopesa, recordando que llegó a España hace 50 años, que sentía la diferencia entre el Madrid donde vivió y los pequeños pueblos que visitaba y que estas dos formas de cultura distintas a él le llevaban a la cercanía de los pueblos pequeños donde tradiciones, cultura y gastronomía le hacían mas cercano a su país y a su cultura.

De ahí pasamos al Cine Fernández para realizar el brindis por el V Centenario de Villamalea, donde un compendio de intervenciones de música, poesía y palabra fueron el aderezo del sentimiento y la razón de un pueblo que hace tantos años comenzó a andar. Esperanza Blasco hizo la donación de su cuadro al pueblo de Villamalea a través del alcalde Cecilio González Blasco y Gemma García Rodríguez, concejala de cultura; una pintura de la plaza de la Iglesia tal como era hace ya unos cuantos años. La propia Esperanza tras donar el cuadro y recibir una placa conmemorativa del V Centenario, nos decía: “Para conmemorar el V centenario, he querido pintar este cuadro y donarlo al pueblo, a todos vosotros. Modelado con el entusiasmo y la ilusión desbordante de recrear el lugar mas emblemático de Villamalea: la torre y la plaza del pueblo. Una obra de arte creada con la pasión audaz y el destino de gloria de este lugar histórico, buscando expresar su naturaleza, el alma y la intimidad de su belleza amorosamente pulimentada y ennoblecida por los siglos. Un monumento histórico que no solo representa unas creencias religiosas, sino que simboliza la cultura grecolatina que dignificó a las personas. Cuando pintaba el cuadro pensaba: ¡Cuántas emociones sentidas al cruzar ésta plaza! ¡Cuántas ilusiones compartidas en esta Iglesia al bautizar a un nacido! ¡Cuánto dolor sentido al despedir a un ser querido! ¡Ah!, el prodigio de la vida que nos asombra y maravilla y que, el día de hoy, nos emociona y nos concita con la historia. Emoción, que quiero compartir con todos vosotros.”

Y si de emociones se tratara, una tras otras las intervenciones de todos los invitados, que entre poema, canción y música selecta, volvía a desgranar palabras de halago, recuerdo y actualidad. Música que nos dio la bienvenida con Gaspar y Juan, un Rubén entregado en las presentaciones, Isidoro Molina, poeta y cantante, Carmela, Los Funky Guachos con Luna, Juan Miguel … y tant@s que hicieron posible este evento y a los que mostramos nuestra gratitud y damos las gracias, a todos y a todas los que asististeis. Gracias.

Pero volvamos al escenario. Las palabras de Llopesa salidas del corazón y un pulido intelecto: “ Yo nunca he asistido a una celebración de tanta importancia. Es la primera vez que tengo el honor de ser testigo de un acto irrepetible, porque 500 años de edad no se cumplen todos los días, ni cada año, ni cada siglo. Por eso, mi saludo a todos ustedes es para rendir culto a un pueblo que ha sabido resistir la aventura de vivir y compartir en sociedad el contenido de su historia de cinco siglos. No está muy lejos la celebración del V centenario del descubrimiento de América, en 1492. Veinticuatro años después, en 1516, fue fundada Villamalea. Yo soy hijo de América y nieto de España, porque fueron los españoles los conquistadores de América. Fue la fusión de dos culturas, unidas por la misma sangre, la misma lengua y la misma religión. Nos fundó el Lazarillo y el Quijote. Somos hijos de Sancho y Don Quijote, esos dos personajes que todavía caminan por los caminos manchegos. Me siento hermano del pueblo de Villamalea, porque nacimos paralelamente, a muchos kilómetros de distancia, pero bajo el imperio de una gran lengua. Una lengua que nació en Castilla y hace 500 años se extendió a lo largo de miles de kilómetros convirtiéndose en la segunda lengua del mundo. Los que trabajamos en la palabra, sabemos que la palabra hay que protegerla, defenderla y difundirla. En este sentido, los organizadores de esta actividad literaria, tanto Juanmi, como Rubén y Carmela, tienen el compromiso de extender el poder de la palabra, ya que en los siglos pasados se mantuvo a los pueblos al margen de la educación y la cultura. El día de hoy es un día solemne y de memoria eterna. Estamos aquí en Villamalea, a la luz del Quijote y a la sombra de Sancho, en este verano caluroso, en compañía del poeta Francisco Brines, uno de los grandes de la poesía de nuestra lengua, y yo, un humilde ciudadano del sur, del otro lado del océano, a diez mil kilómetros de distancia, tenemos la capacidad de comunicarnos en la misma lengua. Contar con la presencia del gran poeta Francisco Brines en Villamalea es un honor. Los alcaldes de todas las Castillas tendrían que haberlo sabido y venir a escuchar a uno de los últimos genios de la poesía castellana, porque todos somos castellanos. Manchegos como nuestro padre Don Quijote”.

Francisco Brines nos decía como veía el cuadro y a la vez nos enseñaba a mirar con ojos de niños desde la edad madura del sosiego. A través de sus palabras descubríamos los presentes retazos literarios, ilusiones nuevas en las palabras de este representante de la lengua, historia viva y veterano de la Real Academia de la Lengua Española. Antes de salir a tomar los vinos y brindar bajo los toldos y las mesas montadas para tal evento (que como cofres valiosos contenían en sus botellas los mejores caldo de nuestras cooperativas, San Antonio, Vitivinos y bodegas Gualberto) habíamos escuchado durante mas de hora y media.

Entre vino y vino,entre palabra y palabras nos venía un recuerdo y el orgullo de ser de aquí, de esta tierra, parte de estas gentes y paisanos del mundo a través de Villamalea... Minutos antes en el escenario, José Antonio Cañada nos espetaba como un apretón de mano sonando a oda para nuestro pueblo: “Villamalea. Un pueblo de la meseta septentrional, en la ribera del Cabriel, bañado por la brisa y la cultura del Mediterráneo: el viento del Este. El viento solano, que suaviza los intensos fríos del invierno y refresca los días cálidos del verano. El aire solano, que nos evoca el aroma y la fragancia de las mieses en las eras, cuando al atardecer se aventaban las parvas de cereales trilladas en los días de sol radiante de verano. Antaño, una frondosa meseta transformada en tierra de pastizales y campos de labor. Cruce de caminos de las calzadas romanas que discurrían por el puente romano de Vadocañas, hasta la Mérida Augusta o la Córdoba Trajana”.

 

 

 

 

 

 

Nota: Para saber mas y si queréis información gráfica así como visionar videos sobre el brindis, podéis visitar las paginas de Facebook de Diego Tórtola, Tierra Esmeralda y en YouTube, Tierra Esmeralda.

 

O QUIZÁS DEJE DE SER UN SUEÑO...

 

O QUIZÁS DEJE DE SER UN SUEÑO...

Hoy vamos a quedarnos quietos, así pegados, juntitos,

como esperando un barco en el horizonte,

y que nunca llegue por favor...

vamos a dejar correr el tiempo,

dejarlo desperdiciar... y que pasen lentamente las horas,

no hay prisa, que no nos coja la noche,

que estemos cubiertos de sol y vida, por siempre...al menos por este momento,

que no nos engañen ni atrapen los miedos,

hoy no, al menos por un momento pisemos el paraíso,

de Norte a Sur, de este a Oeste, como si ya existiera,

como si fuera de todos, como si fuera ya nuestro,

si tu quieres también, ven siéntate sumemos mas fuerzas en este grandioso sueño,

Quizás si vamos soñando muchos...

el sueño se torne en algo grandioso, bello,tangible, profundo, inmenso, invencible, certero.

Carmela.

Mirarnos aqui

Mirarnos aquí,

no somos los antiguos invitados del miedo.

Hemos regresado de la vida, a la vida,

somos los mismos con más viajes a la espalda.

No existe el miedo,solo las ganas de volar

y elevar los brazos.

 

Tu mirada se cruza en mi camino,

solo el amor puede pararla… no existe el miedo.

Resistimos, resiste el amor ante el odio,la guerra…

la nostalgia nos trae la inquietud juvenil de años pasados.

Un poco más allá de tu vida y la mía están las otras,

mezcladas, compartidas,nada extrañas... sin miedo.

 

Mirarnos aquí,

una vez más regresados amantes,

amado en este vasto mundo del momento,

este aquí, este ahora no puede ser peor que el de otro tiempo.

Los imprescindibles

 

 

 

A veces, solo a veces los imprescindibles se vuelven prescindibles,

ya no les llegan cartas, ni son recompensados con cariño.

A veces a los que dieron todo no les darán nada,

se quedarán en la estación viendo pasar los trenes,

amando y sonriendo, perdonando,recordando los tiempos,

los momentos de luz entre las sombras.

A veces solo a veces no cogen todos,

no hay butacas… los prescindibles compraron las entradas,

entonces, solo entonces... los buenos levantan la cabeza y se sonríen…

(A mi hermano imprescindible siempre y a tantos y tantas como el que guardo en el corazón y el intelecto como el bien mas preciado.)

Utopía

 

Utopía

Si saliera el sol con finos chorros

de regadera sobre las plantas,

si los besos fueran de nata y chocolate,

si en cada esquina hubiera un músico tocando,

un pintor con caballete en ristre,

un niño haciendo versos en la acera.

Si todos los domingos fuera el día de descanso

y tus ojos de río navegable...

como un parque de atracciones estuviera más horas abierto...

en este mundo que todo se hace necesario.

Si los contratos indefinidos tuvieran la sonrisa de la vida,

si los brazos abiertos se fundieran

en abrazos llenos de ventura y aventuras,

y aunque quieran evitarlo,

el pan llegara de enero hasta diciembre

recorriendo los confines de la tierra.

Ultimos Post

Rincón del poeta

  • CAMINANDO JUNTOS
    CAMINANDO JUNTOS

     

    Caminando juntos...

    Que verdad se esconde tras tus ojos,

    Que me miran impasibles pero callan,

    Que misterio tu presencia,

    Tu figura elegante, recortada en la distancia...

    Que sera de nosotros si te vas,

    Si decides marcharte de la tierra,

    Y nos dejas con la duda, inmaduros, ignorantes, indecisos de saber,

    Que fuiste tu y tantos mas,

    Que viniste a despertarnos,

    Y sacarnos de este pozo... de esta gran desesperanza.

     

    Carmela

    Escrito el Domingo, 04 Septiembre 2016 00:00 en Rincón del poeta ¡Deja el primer comentario! Visto 1280 veces

Calendario

« Agosto 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Siguenos en Facebook

 
 
 

Las Ofertas

Escapada Romántica en la posada del corazón

Alojamientos de escapadas de fin de semana,cumpleaños,aniversarios,románticos...

Más información...

 

 

 

 

 

Nuestra Música

 

 

Donde Estamos

Distancias Kilometricas de Villamalea a:
Albacete: 52 Km
Alicante: 221 Km
Barcelona: 482 Km
Cuenca: 116 Km
La Coruña: 863 Km
Madrid: 260 km
Murcia: 202 Km
Sevilla: 536 Km
Teruel: 185 Km
Valencia: 139 km

 

 


Ver mapa más grande

Nuestras fiestas

Great Docs and SupportVisita nuestro calendario de fiestas que se celebran en Villlamalea

Leer Más...

Enlaces

Native RTL SupportEnlaces amigos donde encontraras información de interés

Leer Más...

Calendario de Talleres

Great Docs and SupportVisita nuestro calendario de próximos talleres que se celebran en Villlamalea

Leer Más...

Ofertas y Novedades

Encuentra ofertas y novedades de la Derrubia

En este vídeo puedes ver algo de lo que te ofrecemos.Algo de nosotros.

 

Go to top