Un Brindis por el V Centenario de Villamalea

 

 A penas han pasado unos meses de nuestras fiestas de agosto y con la tranquilidad que nos dejan estos primeros días del otoño, estas primeras lluvias, hacemos un acopio de ideas y recuerdos del día 10 de agosto y de la actividad del brindis por el V centenario de Villamalea y Poesía en la calle.

Siempre hemos creído que nuestro pueblo, (aparte de productos como la uva, champiñones, conejos, pollos y otros productos manejados a través de las cooperativas, baluarte tan importante para nosotros) que la actividades de cultura y arte son algo secundario en nuestras vidas. Ha tenido que venir una celebración tan importante como nuestros 500 años de historia para que consideremos que somos mas que un pueblo de viejos labradores y pequeños artesanos de antaño, que somos un pueblo querido y admirado por escritores, poetas, artistas y tantas otras personas provenientes del mundo de la cultura que celebran y comparten con todos nosotros su buen hacer.

Pocas veces en la historia mas cercana de Villamalea se han dado cita personajes tan ilustres del mundo de las letras y la pintura como en las pasadas fiestas. Quizá por eso desde Tierra Esmeralda y el Ayuntamiento se quiso poner en valor todo el elenco cultural descubriendo unas placas en la entrada de La Casa de la Cultura como recuerdo y reconocimiento a los visitantes Francisco Brines, poeta, humanista y miembro de la Real Academia de la Lengua Española y a Ricardo Llopesa, miembro de la Academia de la Lengua de Nicaragua y especialista en la obra de Rubén Dario.

“Es un regalo hecho desde la amistad y el afecto y esas son cualidades que unas o muchas personas tienen y que deberían tener todas. Y que aquí hayan querido recordarme, que estuve bien acompañado y estoy bien acompañado de ciudadanos de Villamalea como Esperanza y J. Antonio... para mi, como ven estoy un poco torpe porque ha sido sorpresivo y sobre todo emocionante y creo que por lo que hay sobretodo de abrazo cordial en la placa esa que parece que no tiene sentimiento y de repente lo tiene, o al menos yo lo recibo como llamarada de afecto. Muchas gracias.” Así, desde la sorpresa y el agradecimiento se expresaba Francisco Brines a quien seguía en su intervención (tras descubrir la placa dedicada) Ricardo Llopesa, recordando que llegó a España hace 50 años, que sentía la diferencia entre el Madrid donde vivió y los pequeños pueblos que visitaba y que estas dos formas de cultura distintas a él le llevaban a la cercanía de los pueblos pequeños donde tradiciones, cultura y gastronomía le hacían mas cercano a su país y a su cultura.

De ahí pasamos al Cine Fernández para realizar el brindis por el V Centenario de Villamalea, donde un compendio de intervenciones de música, poesía y palabra fueron el aderezo del sentimiento y la razón de un pueblo que hace tantos años comenzó a andar. Esperanza Blasco hizo la donación de su cuadro al pueblo de Villamalea a través del alcalde Cecilio González Blasco y Gemma García Rodríguez, concejala de cultura; una pintura de la plaza de la Iglesia tal como era hace ya unos cuantos años. La propia Esperanza tras donar el cuadro y recibir una placa conmemorativa del V Centenario, nos decía: “Para conmemorar el V centenario, he querido pintar este cuadro y donarlo al pueblo, a todos vosotros. Modelado con el entusiasmo y la ilusión desbordante de recrear el lugar mas emblemático de Villamalea: la torre y la plaza del pueblo. Una obra de arte creada con la pasión audaz y el destino de gloria de este lugar histórico, buscando expresar su naturaleza, el alma y la intimidad de su belleza amorosamente pulimentada y ennoblecida por los siglos. Un monumento histórico que no solo representa unas creencias religiosas, sino que simboliza la cultura grecolatina que dignificó a las personas. Cuando pintaba el cuadro pensaba: ¡Cuántas emociones sentidas al cruzar ésta plaza! ¡Cuántas ilusiones compartidas en esta Iglesia al bautizar a un nacido! ¡Cuánto dolor sentido al despedir a un ser querido! ¡Ah!, el prodigio de la vida que nos asombra y maravilla y que, el día de hoy, nos emociona y nos concita con la historia. Emoción, que quiero compartir con todos vosotros.”

Y si de emociones se tratara, una tras otras las intervenciones de todos los invitados, que entre poema, canción y música selecta, volvía a desgranar palabras de halago, recuerdo y actualidad. Música que nos dio la bienvenida con Gaspar y Juan, un Rubén entregado en las presentaciones, Isidoro Molina, poeta y cantante, Carmela, Los Funky Guachos con Luna, Juan Miguel … y tant@s que hicieron posible este evento y a los que mostramos nuestra gratitud y damos las gracias, a todos y a todas los que asististeis. Gracias.

Pero volvamos al escenario. Las palabras de Llopesa salidas del corazón y un pulido intelecto: “ Yo nunca he asistido a una celebración de tanta importancia. Es la primera vez que tengo el honor de ser testigo de un acto irrepetible, porque 500 años de edad no se cumplen todos los días, ni cada año, ni cada siglo. Por eso, mi saludo a todos ustedes es para rendir culto a un pueblo que ha sabido resistir la aventura de vivir y compartir en sociedad el contenido de su historia de cinco siglos. No está muy lejos la celebración del V centenario del descubrimiento de América, en 1492. Veinticuatro años después, en 1516, fue fundada Villamalea. Yo soy hijo de América y nieto de España, porque fueron los españoles los conquistadores de América. Fue la fusión de dos culturas, unidas por la misma sangre, la misma lengua y la misma religión. Nos fundó el Lazarillo y el Quijote. Somos hijos de Sancho y Don Quijote, esos dos personajes que todavía caminan por los caminos manchegos. Me siento hermano del pueblo de Villamalea, porque nacimos paralelamente, a muchos kilómetros de distancia, pero bajo el imperio de una gran lengua. Una lengua que nació en Castilla y hace 500 años se extendió a lo largo de miles de kilómetros convirtiéndose en la segunda lengua del mundo. Los que trabajamos en la palabra, sabemos que la palabra hay que protegerla, defenderla y difundirla. En este sentido, los organizadores de esta actividad literaria, tanto Juanmi, como Rubén y Carmela, tienen el compromiso de extender el poder de la palabra, ya que en los siglos pasados se mantuvo a los pueblos al margen de la educación y la cultura. El día de hoy es un día solemne y de memoria eterna. Estamos aquí en Villamalea, a la luz del Quijote y a la sombra de Sancho, en este verano caluroso, en compañía del poeta Francisco Brines, uno de los grandes de la poesía de nuestra lengua, y yo, un humilde ciudadano del sur, del otro lado del océano, a diez mil kilómetros de distancia, tenemos la capacidad de comunicarnos en la misma lengua. Contar con la presencia del gran poeta Francisco Brines en Villamalea es un honor. Los alcaldes de todas las Castillas tendrían que haberlo sabido y venir a escuchar a uno de los últimos genios de la poesía castellana, porque todos somos castellanos. Manchegos como nuestro padre Don Quijote”.

Francisco Brines nos decía como veía el cuadro y a la vez nos enseñaba a mirar con ojos de niños desde la edad madura del sosiego. A través de sus palabras descubríamos los presentes retazos literarios, ilusiones nuevas en las palabras de este representante de la lengua, historia viva y veterano de la Real Academia de la Lengua Española. Antes de salir a tomar los vinos y brindar bajo los toldos y las mesas montadas para tal evento (que como cofres valiosos contenían en sus botellas los mejores caldo de nuestras cooperativas, San Antonio, Vitivinos y bodegas Gualberto) habíamos escuchado durante mas de hora y media.

Entre vino y vino,entre palabra y palabras nos venía un recuerdo y el orgullo de ser de aquí, de esta tierra, parte de estas gentes y paisanos del mundo a través de Villamalea... Minutos antes en el escenario, José Antonio Cañada nos espetaba como un apretón de mano sonando a oda para nuestro pueblo: “Villamalea. Un pueblo de la meseta septentrional, en la ribera del Cabriel, bañado por la brisa y la cultura del Mediterráneo: el viento del Este. El viento solano, que suaviza los intensos fríos del invierno y refresca los días cálidos del verano. El aire solano, que nos evoca el aroma y la fragancia de las mieses en las eras, cuando al atardecer se aventaban las parvas de cereales trilladas en los días de sol radiante de verano. Antaño, una frondosa meseta transformada en tierra de pastizales y campos de labor. Cruce de caminos de las calzadas romanas que discurrían por el puente romano de Vadocañas, hasta la Mérida Augusta o la Córdoba Trajana”.

 

 

 

 

 

 

Nota: Para saber mas y si queréis información gráfica así como visionar videos sobre el brindis, podéis visitar las paginas de Facebook de Diego Tórtola, Tierra Esmeralda y en YouTube, Tierra Esmeralda.

 

Inicia sesión para enviar comentarios

Medios

Calendario

« Octubre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Siguenos en Facebook

 
 
 

Nuestras fiestas

Great Docs and SupportVisita nuestro calendario de fiestas que se celebran en Villlamalea

Leer Más...

Enlaces

Native RTL SupportEnlaces amigos donde encontraras información de interés

Leer Más...

Calendario de Talleres

Great Docs and SupportVisita nuestro calendario de próximos talleres que se celebran en Villlamalea

Leer Más...

Ofertas y Novedades

Encuentra ofertas y novedades de la Derrubia

En este vídeo puedes ver algo de lo que te ofrecemos.Algo de nosotros.

 

Go to top